Los 5 saboteadores de tu dieta

Siempre que queremos cuidar nuestra dieta de una manera algo más especial, bien sea con la firme intención de comenzar un estilo de vida más healthy o con el objetivo por ejemplo de prepararnos puntualmente para un periodo del año específico (como para la tan temida operacion bikini), nos ocurre que, comenzamos con muchas ganas y llenas de motivación, pero de pronto van surgiendo algunos “imprevistos” que nos despistan de nuestra meta y nos llevan por el mal camino… En este post te cuento cómo he podido identificar las causas de nuestro fracaso  y detectados los 5 saboteadores de tu dieta que pueden asaltarte, de manera que nunca más te pillen de imprevisto y te encuentres preparada y para que cuando ataquen tengas las armas con las que poder combatirlos

 

  1. La super business woman que se lo zampa todo

Vale que seas una curranta de pro, que asistas a reuniones a diestro y a siniestro y que varios días a la semana no te de tiempo ni a llegar a casa para comer caliente. Vale… pero cuales son tus elecciones cuando te sientas en el bar con tu compi de oficina mientras charlais de lo dura que ha sido la mañana? se trata de un descanso merecido y que mejor que darte un homenaje deli para afrontar lo que queda de día??… así que casi sin hojear la carta te encuentras pidiendo los calamares fritos rebozados con pan y aliñaditos con mayonesa que no van a hacerte nada bien y qie además van a tirrar por tierra todo lo que te habías propiesto.. te suena este saboteador de dieta?

No se si te has parado a mirar pero en ese restaurante también tienen en la carta otras opciones, ensaladitas varias, parrilladas de verduras, pescaditos a la plancha y otros platos varios que quizas no te hayan resultado tan atractivos al primer vistazo, pero que podrían ser mejor opción para ti y resultar igualmente deliciosos a tu paladar.

Comentarte que en los platos que pidas para compartir puedes tomar alguna buena costumbre como sería pedir que te sirvan las salsas aparte para no tomarlo todo regado de calorías.Igualmente lo puedes hacer con las ensaladas, pidiendo  el aliño aparte ya que muchas veces le suelen poner miel o endulzantes varios de una manera exagerada.

Igualmente si el plato por el que te decantas viene acompañado de patatas como guarnición , podrías incluso preguntar si te lo pueden sustituir por otra alternativa más ligera como podrían ser unas verduras o setas a la plancha que te ayudarán a conseguir el objetivo propuesto…

Y por último en lo que a respecto a comidas fuera de casa se refiere, te comento que otra opcion que podrías considerar es la de llevar tu propio tupper a la oficina. En este caso lo que vayas a tomar dependerá de factores varios (como si tienes forma de poder calentar o no la comida), pero en cualquier caso, una ensalada con quinoa podría salvarte el día… deliciosa, cargada de proteínas y con una buena guarnición, con salmón o caballa por ejemplo, aliñada con aove y limón, un poquito de aguacate… lo que más te guste….sería algo fácil de preparar, rápido, sin complicaciones y sumamente saludable… no te parece? Te confieso que ésto es lo que he estado haciendo durante varios años en los días que me he visto obligada a trabajar de continuo, y para mi se trata sin duda de la mejor opción. Al final algunos compañeros acababan haciendo lo mismo y comíamos todos de tupper en torno a una mesa y salíamos luego eso sí, para despejarnos, coger fuerzas y tomar un café antes de volver a la ofi.

2. En el super y a lo loco

 

Si vas al super puertecita de hambre sabes que eso no va a salir bien y resultará muy probable  que acabes llenando el carrito de cosas innecesarias que sabotearán tus objetivos propuestos.


Por eso de nuevo te lo digo: Planifica. Haz una lista de la compra previamente en casa… tómate tu tiempo y hazlo con tranquilidad, revisando la despensa y la nevera sabrás lo que verdaderamente necesitas y recuerda optar mayoritariamente por alimentos frescos y comida real: lechugas, tomates,  espinacas, granos y legumbres, pescados frescos, y semillas varias no pueden faltar en mi carrito.

Piensa las comidas que prepararás en la semana, al menos las más importantes si es que con las cenas te apañas rápido. Te enlazo a continuación con un planificador que elaboré para mi organización en casa y que quizás seda ayudarte

 – descargar gratuito el planificador de la carmela –

 

Cocina también con planificación… estudiando como puedes organizarte en tu caso concreto, ya que cada uno tenemos nuestras obligaciones que marcan nuestros tiempos…

Te cuento cómo me planifico: yo cocino el mismo día de la compra si tengo tiempo  o casi siempre al día siguiente de hacerla (yo suelo comprar los sábados y cocinar los domingos) y realizo las preparaciones más básicas de manera que durante la semana no tenga  que dedicarle mucho tiempo a la cocina… realizo guisos que congelo para varias semanas, algun bizcocho saludable que dura un par de dias en el frigo, cuezo quinoa o algun arroz integral que me dura toda la semana en el frigo etc…

3. La mami aspiradora

Si tienes peques (que yo no tengo) puede ser que te hayas convertido en una mami aspiradora casi sin darte cuenta. Me lo cuentan mis amigas super mamis, y es que en su mayor parte les resulta inevitable no acabar comiendo las sobras de los peques… esos trozos de croquetillas o salchichas que sus babys ya no han querido tomar y que acaban llenando sus barrigas y rompiendo su planificación de comidas… porque luego además la mayoría cenan de nuevo… total si solo eran unos trocitos… (ya están saboteadas)

Groso error: los peques tendrán su comida y se la tendrán que comer, o no, pero lo que está claro es que si te acabas comiendo esas sobras, tendrás un desajuste de tus ingestas y un despropósito en el seguimiento de tu dieta que de nuevo te estará saboteando para la consecución de tus objetivos y la pérdida de peso que andabas buscando.

Deja esas sobras. Puedes intentar aprovecharlas o no tirar las en la medida de lo posible si no son hiper calóricas, pero tomandolas a tus horas y controlando las cantidades que tomas.

4. Muerte por chocolate y la semana del bajón

Todas las chicas sabrán de que les hablo cuando estamos en la semana negra del mes. Esa semana de chicas en la que nos entra el bajón de la muerte y como no… las ganas de dulce y chocolate suben como la espuma y es que éste bajonazo habrá que endulzarlo de alguna manera…

De nuevo error amiga.

Si tienes bajoncito y te apetece algo dulce de nuevo te consejo lo mismo: tienes que ser previsora: podrías realizar algun bizcocho o dulce saludable y tener en la despensa para merendarlo en esos días sin que te entre el cargo de conciencia

Serán dulces sin azucar, bajos en calorías y por supuesto con chocolate que tanto nos apetece (como mi brownie sin remordimientos),y en lo que siempre optaremos por chocolate puro (mejor aliado que otros tipos de cacaos)  y  que también podremos endulzar con estevia e incluso con frutas como plátano que siempre quedan bien y que  llenarán de alegría tus días más oscuros pero de una manera saludable.

5. Más hambre que el que se perdió en la guerra

Si te has propuesto cuidarte especialmete una temporada y resulta que a cada 5 minutos estás picando en la nevera algo será no estás haciendo bien. Y es que cuidarse no puede ser sinónimo de hambre….

Está claro que según los objetivos que te marques, las ingestas podrán llegar a reducirse en sus cantidades, pero no tendrías que pasar hambre porque un cuerpo que se encuentra nutrido será siempre un cuerpo feliz y satisfecho. Las comidas puedes y debes realizarlas cada dos o tres horas máxime y si no te las saltas tendrás gasolina para rato…creeme.

Te cuento que yo me llevo a la oficina siempre frutitos secos (almendras o avellanas naturales) que tomo cuando me entra el apretón a media mañana, siendo la cantidad que tomo más o menos un puñado que cabe en la palma de mi mano o unas 20 almendras o avellanas aproximadamente – recuerda que los frutos secos sí que son calóricos, por lo que bastará con tomar un puñado para seguir on fire en tus rutinas, ya que si nos tomamos la bolsa entera estaremos proporcionando a nuestro cuerpo un superhabit calórico que irremediablemente se convertiría en tejido adiposo o grasa.

Comentaros que en muchas ocasiones el hambre no es más que un indicativo de deshidratación por lo que además de que beber agua es super necesario (con unos dos litros al día bastaría), podeis hacer la prueba y cuando os entre el hambre asesina optar por tomar un buen vaso de agua y esperar unos minutos para ver que sucede.

**Por cierto:

Siempre tengo una botella de litro en La Oficina así me acuerdo de ir bebiendo y además controlo la cantidad que voy tomando

Espero que os hayan parecido interesantes estos tips…. Quizás algunos ya los conocíais pero quizás también hayáis cogido alguna idea que podáis aplicar en estos días en los que queremos cuidarnos especialmente. Sabiendo cuales son los 5 saboteadores de nuestra dieta podremos mantenerlos a raya e imepdir que acaben con nuestros buenos propósitos!

Besacos de la Carmela y muchas gracias por compartir… cada día somos mas amigos en el blog de la Carmela lo que mellena de ilusión y de ganas de seguir compartiendo

 

ANÍMATE A COMENTAR!